Ana Luisa Nerio Monroy: Discriminación en el Distrito Federal hacia las mujeres a causa de su embarazo.

embarazo

Colaboración de: Ana Luisa Nerio Monroy.

Área de Análisis e Investigación del Comité de Derechos Humanos Ajusco.

El pasado 5 de agosto el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (COPRED), presentó el informe especial “Discriminación laboral hacia la mujer en la Ciudad de México, despido por embarazo”.

El documento aborda de manera amplia temas como los derechos humanos laborales; la situación laboral de las mujeres en México y en el Distrito Federal; el marco normativo internacional, nacional y local que protege los derechos a la no discriminación, a la igualdad de género, a los derechos laborales vinculados a la maternidad; las acciones emprendidas por el COPRED ante casos de discriminación por embarazo en la esfera del trabajo y el relato de casos concretos que han sido del conocimiento de esa institución.

En el Informe se concluye, de manera atinada desde mi punto de vista, que la maternidad es exaltada y celebrada cuando nos referimos a ella en lo abstracto pero cuando se trata de mujeres de carne y hueso -que ejercen su derecho a la maternidad, se embarazan y requieren permisos para ausentarse para la atención de su salud y cuidados prenatales, licencias por maternidad con goce de sueldo, acceso a servicios de salud ligados a las prestaciones sociales y condiciones de trabajo que no las pongan a ellas y al producto en peligro- entonces la maternidad ya no resulta motivo de celebración para las personas empleadoras.

De acuerdo a los datos retomados por este Informe Especial, existe un amplio marco jurídico internacional, nacional y local de protección del derecho al trabajo y los derechos laborales; el derecho a la no discriminación y los derechos humanos de las mujeres. El problema no está en las leyes (si bien aún faltan cosas por mejorar, reconocer o ampliar) sino en la práctica real. Es en los hechos, en la vida concreta donde las mujeres se enfrentan a la discriminación a causa de su embarazo. Se presentan entonces los malos tratos, la discriminación, el hostigamiento laboral y los despidos injustificados.

Si bien existen casos de discriminación laboral y despidos injustificados por causa de embarazo tanto en instancias públicas como privadas; es el ámbito empresarial o privado en donde existen mayores casos de discriminación laboral hacia las mujeres a causa del embarazo. Por supuesto esto está cobijado por diversas lagunas jurídicas y prácticas sociales y culturales que permiten que un patrón/a o empleador/a, realice actos discriminatorios y violatorios de los derechos laborales como la ausencia de contratos laborales por escrito, el no respeto a los horarios de trabajo o jornadas laborales; la no inscripción a servicios de salud (o la inscripción con un sueldo menor al que realmente perciben) de las y los trabajadores y por supuesto, el despido injustificado, entre otras violaciones.

Hipócritamente, nuestra sociedad celebra la maternidad y se habla de la importancia del cuidado de la salud de las mujeres embarazadas, de la importancia de la lactancia materna, de los derechos de las niñas y niños, del cuidado y crianza de hijas e hijos, de la familia etcétera. Hipócritamente se habla de la igualdad de género, de los derechos de las mujeres y el valor de su aporte económico a la sociedad. En los hechos, conciliar vida familiar y laboral resulta un verdadero reto. Y nos enfrentamos a casos en los cuales la mujer que da aviso a su empleador/a sobre su embarazo se convierte en el inicio de actos de hostigamiento, obstáculos para su desarrollo profesional y hasta el despido.

El 31.4 por ciento de las mujeres del Distrito Federal son jefas de familia. El 44.3 por ciento de la población ocupada en el Distrito Federal son mujeres, de éstas el 44.2 por ciento tienen acceso a servicios de salud, es decir, una de cada 5 mujeres cuenta con estos servicios como parte de su relación de trabajo.

La Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México (EDIS-CDMX) elaborada por el COPRED señala que el 34.1 por ciento de las mujeres encuestados señalaron al ámbito del trabajo como uno de los ámbitos en donde fueron discriminadas. Asimismo indica que en materia de discriminación de género, existen causas que se suman a esta discriminación como ser indígena, lesbiana, estar embarazada o ser madre soltera.

“El 52.5 %del total de personas encuestadas señaló que existe discriminación hacia las mujeres embarazadas. 32.8% dijo que se les discrimina mucho, 40.5% algo, 25.7% poco y 1.0% no sabe o no contestó. En la parte testimonial de la encuesta, un 2.5% de las encuestadas señaló haber sido discriminada por estar embarazada. A las mujeres embarazadas se les viola el derecho al trabajo al negárseles éste (42.7%) y al despedirlas por su condición (6.9%), también se viola su derecho a la salud pues “las agreden en los hospitales” (22.9%)” [1]

El COPRED recibe quejas (por casos entre particulares) y reclamaciones (cuando hay una instancia de gobierno involucrada). El gran número de casos que durante 2013 se presentaron por discriminación en el espacio laboral por motivos de embarazo dieron origen a la Opinión Jurídica 02/2013, en donde se concluye que existía un patrón comprobado de actos de discriminación y hostigamiento laboral, incluyendo el despido, a causa del embarazo. La campaña “Despido por embarazo, discriminación”, realizada por el COPRED en colaboración con otras instancias públicas durante el último trimestre de 2013, logró que más mujeres se acercaran a interponer una queja ante el Consejo. De estas quejas y los casos estudiados de manera más minuciosa mediante entrevistas directas con las mujeres afectadas, en los años 2013, 2014 y hasta junio de 2015, se nutre este Informe Especial al que ya he hecho referencia.

Las 11 entrevistas de donde se obtuvieron ejemplos de la situación vivida por las mujeres en el ámbito laboral a razón de su embarazo, revelaron que: 1) El promedio de edad de las afectadas es de 31.5 años, 2) Una de las entrevistadas tiene primaria, cuatro cuentan con secundaria terminada, dos bachillerato, tres licenciatura y una más maestría. 3) Tres de las entrevistadas son casadas, seis viven en unión libre, una es divorciada y una más se encuentra sola para enfrentar sus responsabilidades familiares.4) Cinco de las entrevistadas son cabeza de familia. 5) Las entrevistadas tienen de uno a cinco hijos/as con edades de entre un mes a 19 años.6) Sólo el 36. 6 por ciento del total de las entrevistadas estaban inscritas al Seguro Social. El ingreso mensual promedio de las entrevistadas antes de su despido era igual a $9,237.90; esto conforme a sueldos que van desde los $2,800.00 a los $30,717.00 mensuales. 7) De estas mujeres varias tuvieron que laborar más de ocho horas, “dobletear turnos” para alcanzar las metas de ventas que se les exigían; 8) Se detectó que es una práctica común de las patronas o patrones no registrarlas ante el Seguro social con su sueldo real, por lo que cotizaban con mucho menor salario afectando así sus ingresos al momento de la licencia por maternidad.

En varios de los casos el aviso al empleador del estado de embarazo significo el despido casi inmediato; en otros el hostigamiento laboral para obligar a la empleada a renunciar. Por supuesto las afectadas no se libraron de comentarios como “para que te embarazas” “hubieras programado tu embarazo para tener el parto en vacaciones” “no vas con la imagen de esta empresa”, y otras frases que denotan machismo, menosprecio al estado de embarazo de la empleada, falta total de sensibilidad ante las necesidades de una mujer embarazada y en conclusión violencia de género, discriminación y violaciones a los derechos laborales de las mujeres.

El COPRED logró algunas conciliaciones, en un caso se logró la reinstalación a su trabajo de la peticionaria. Sin embargo en muchas más no se ha logrado una reparación integral del daño causado a las mujeres por la pérdida de su empleo a causa de su embarazo.

El informe es una fuente de información valiosa que vale la pena revisar a fondo para exigir del Estado el respeto y protección efectiva de los derechos laborales de toda la población y de los casos que requieren de especial atención por sus características específicas y situación de mayor vulnerabilidad como las mujeres. Para tener acceso a éste se le puede descargar gratuitamente de internet en la página del COPRED: http://www.copred.gob.mx

[1] COPRED, Informe Especial: Discriminación Laboral hacia la Mujer en la Ciudad de México, despido por embarazo, p.53.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “Ana Luisa Nerio Monroy: Discriminación en el Distrito Federal hacia las mujeres a causa de su embarazo.”

  1. SUTIEMS Miguel Hidalgo Says:

    Reblogueó esto en Sutiems Carmen Serdan.

  2. Discriminación en Distrito Federal hacia mujeres a causa de su embarazo, por Ana Luisa Nerio | El Oriente Says:

    […] “El 52.5 %del total de personas encuestadas señaló que existe discriminación hacia las mujeres embarazadas. 32.8% dijo que se les discrimina mucho, 40.5% algo, 25.7% poco y 1.0% no sabe o no contestó.En la parte testimonial de la encuesta, un 2.5% de las encuestadas señaló haber sido discriminada por estar embarazada. A las mujeres embarazadas se les viola el derecho al trabajo al negárseles éste (42.7%) y al despedirlas por su condición (6.9%), también se viola su derecho a la salud pues “las agreden en los hospitales” (22.9%)” [1] […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: