Cuernavaca Sábado 24 de mayo. “Entre Utopía y Desencanto”

IMG_0238 IMG_0181 IMG_0182 IMG_0183 IMG_0195 IMG_0196 IMG_0211

 

Querida Sofía Olascoaga:

Como te comenté recientemente, se llevó a cabo un homenaje a Salustio Barrios, impulsado por el Comité de Derechos Humanos Ajusco, la colonia en que ha vivido varios sexenios –y donde yo nací y crecí- y de la que ha registrado fotográficamente momentos esenciales de sus procesos, desde los años sesenta y hasta hoy día. De la mano del evento se presentó una selección muy apretada y precaria de algunas imágenes capturadas por él: de los tiempos en que se configuró un grupo de reflexión fincado en la fe cristiana, con epicentro en la iglesia de la Resurrección, transitando por la panoplia (en el sentido más estricto de la palabra) de circunstancias en las que la gente de Ajusco tuvo que verse involucrada para obtener la propiedad de sus terrenos, los servicios a cuentagotas, contra la corrupción y el abuso de las autoridades, contra la represión, pero sobre todo, para cohesionar lo que devino un tejido social comprometido, solidario y pachanguero, cuya cimbra son las Comunidades Eclesiales de Base.

Entre las imágenes, con gran alegría descubrí una en la que aparece el joven profesor Rubén Morales, un estudiante de pedagogía cuyos padres provenían –como mi papá y muchos otros vecinos de Ajusco- de Nahuatzen, un pueblo de la sierra Michoacana, y quien de manera involuntaria se convirtió en un activador, un catalizador de energías e intenciones en la colonia. Rubén organizó junto con las amas de casa y algunos otros jóvenes, un centro de alfabetización para adultos, una guardería y un centro de salud comunitarios, y otras actividades que estaban atravesadas por una incipiente iniciativa didáctica acerca de la defensa de los derechos humanos. En la imagen de marras, Rubén, con un sombrero de palma, ‘actúa’ improvisando un diálogo sobre la violencia doméstica, acompañado de tres chicas, una de ellas Bartolita Sánchez, también de las CEB’s.

Otras escenificaciones puestas en la plaza del mercado de La Bola, giraban en torno a la concepción zapatista de la propiedad de la tierra, pero traída al contexto urbano. Otras abundaban en ironías sobre los sistemas administrativos ‘institucionalizados’ en la estructura del influyentismo, el compadrazgo y el amiguismo, de la mordida y la hipocresía. Los escuetos textos que se usaban, escritos en papelitos que los vecinos sostenían con una mano mientras ‘actuaban’, eran redactados muchas veces por el profesor Rubén, quien hacía introducciones a los actos, de una manera que difícilmente podría llamarse didáctica, pues muchas veces eran extractos de ensayos, notas periodísticas y relatos literarios que encadenaba caprichosa y emotivamente en la situación concreta local de la que se intentara hablar.

Entre las notas del profesor Morales, un montón de hojas de papel estraza doblados y amarrados con un alambrito por una vecina que participó de esos montajes, encontré estos fragmentos: “Uno de los motivos por los que puede emerger el móvil en estos momentos y tener un carácter operativo frente a un auditorio o un público que lo contempla, está dado por su posibilidad de entrenarlo para un cambio social determinado, es decir, habituarlo a un cambio que puede suceder y así resolver ansiedades frente al cambio. El movimiento constituye entonces el carácter esencial de esta situación y requiere de la adquisición de un grado de acostumbramiento a este tipo de estructuras que adquieren una cierta autonomía, hasta llegar a dar la sensación de lo siniestro por su independencia, como si fueran a pensar solas.” Y dice abajo, con letra chiquita ‘Pichón’.

Este otro, que al pie calza dos grafismos que bien pueden ser dos is latinas o dos unos latinos u una doble ele minúscula, o nomás dos palitos ‘II’, dice: “El hombre ha desarrollado la frustrante capacidad de pedir cualquier cosa porque no puede visualizar nada que una institución no pudiera hacer por él. Rodeado por herramientas todopoderosas, el hombre queda reducido a ser instrumento de sus instrumentos. Cada una de las instituciones ideadas para exorcizar alguno de los males primordiales se ha convertido en un ataúd a prueba de errores y de cierre automático y hermético para el hombre. El hombre está atrapado en las cajas que fabrica para encerrar los males que Pandora dejó escapar. El oscurecimiento de la realidad por el smog producido por nuestras propias herramientas nos rodea. Súbitamente nos hallamos en la oscuridad de nuestra propia trampa.”

Este, que claramente asume su carácter de cita, remata con la frase ‘Compromiso cristiano y liberación, p.69, más intro Concha’, reza: “Es necesario levantar de nuevo la voz y protestar enérgicamente por las consecuencias de la brutalidad del desalojo de Ajusco. La autoridad pública no puede aparecer indiferente a las presiones para que la justicia sea rápida, diáfana y para que cesen las arbitrariedades. Hasta ahora ha sido respetado lo sagrado del atrio y la creencia del pueblo; pero no parece ser respetado el hombre que clama desde el atrio de la iglesia, con su fuerza de hambre, aunque no todas sus voces sean acertadas. Justamente numerosas organizaciones populares han asumido estas causas, y en fechas recientes, encabezados por la Unión de Colonias Populares, han expresado enérgicamente su protesta y simultáneamente han corrido la voz, que se hace coro junto con las otras comunidades –eclesiales o no- que se hermanan en sus necesidades y premuras.

Como servicio de orientación quisiera yo, apoyándome en la encíclica sobre el Trabajador del Papa Juan Pablo II, 14 de septiembre de 1981, quisiera agregar también alguna orientación a propósito de la vivienda. El Papa habla del trabajo humano desde la fe, y por esto nos expone la espiritualidad del trabajo en la acción de Dios para la producción de la vida por medio del trabajo, puesto que el derecho fundamental del hombre a la vida hace que el medio indispensable para producirla, reproducirla, conservarla y gozarla, que es el trabajo, haya de ser preeminente sobre la técnica y medios de producción, anterior a todo derecho de propiedad privada como pleno empleo y salario justo para proporcionarse una vida digna y adecuada.

La vivienda material como propiedad privada no es un derecho primigenio ni es posible para todos. La vivienda digna y adecuada por tener casa propia o alquilada eso sí es parte del derecho a la vida. Un pueblo de minifundistas como es Ajusco, lo tiene que entender. Estamos eso sí muy enérgicamente en contra de la promoción anárquica de los fraccionamientos lucrativos; pero no podemos aceptar el crecimiento anárquico de las poblaciones por medio de las invasiones. La autoridad y otros factores son los responsables y en el último término el pueblo todo sin conciencia ni participación.

Además de recomendarles mucho la oración para que no se desencadene la guerra por las Malvinas e invitarlos a procurar entender y hacer oración por los problemas económicos de Ajusco, tengamos presentes a los obispos mexicanos reunidos la semana entrante en asamblea sobre la vida sacerdotal y particularmente, hagamos oración por el nuevo obispo auxiliar de El Salvador.”

El profesor Rubén Morales desapareció tempranamente, en los años ochenta, víctima de una combinación de la represión violenta de las fuerzas del orden y anemia; el Comité de Derechos Humanos Ajusco sigue vivo. Te mando las fotos, ya le pedí a Angelita y a Chucho, del Comité, que vayan a Cuernavaca a colocar estos registros en el lugar que les corresponda dentro de tu proyecto. Aquí el link a su página, en la que corresponde a Salustio:

https://comiteajusco.wordpress.com/2013/09/30/semblanza-de-un-cronista-grafico-salustio-barrios-solano/

Afectuosamente

ac

(Abraham Cruzvillegas)

 

 

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: