Posts Tagged ‘Iglesia de la Resurrección’

“Dignidad y derechos humanos de las personas adultas mayores” con Ana Luisa Nerio Monroy.

17 agosto 2014

ago14 cdha

Gran Kermes.

19 noviembre 2013

kermes 001

Digna Ochoa, nunca te olvidaremos.

16 octubre 2011

Taller de Economía Solidaria.

25 noviembre 2010

El Comité de Derechos Humanos Ajusco invita a su

Taller de Economía Solidaria.

Financiamiento comunitario

con el maestro Jesús Ramírez Funes.

Este jueves 25 de noviembre de 19 a 21 horas

En el salón  3  de la Iglesia de la Resurrección, Avenida Aztecas esquina Ixtlixóchitl, delegación Coyoacán, DF.

¡Intégrate y participa!

En un contexto de crisis generalizada, debemos ponderar la organización y la solidaridad.

 

EL PASO DE LOS JESUITAS JUAN DINGLER, BERNARDO MURCIO Y JESUS MALDONADO (CHUCHE) EN LA COLONIA AJUSCO.

9 agosto 2010

Texto leído en el marco de la Celebración Eucarística por los Cincuenta años de Juan Dingler, Bernardo Murcio y Jesús Maldonado, de pertenecer a la Compañía de Jesús. Domingo 8 de agosto de 2010, en la Iglesia de la Resurrección, colonia Ajusco Coyoacán, D.F.

EL PASO DE LOS JESUITAS JUAN DINGLER, BERNARDO MURCIO Y JESUS MALDONADO (CHUCHE) EN LA COLONIA AJUSCO.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar..”

A finales de los años sesenta, pensar en la zona agreste de los Pedregales de Coyoacán era pensar en miseria, exclusión y represión. Vivíamos al alba de cualquier acto represivo que pudiera atentar contra nuestro derecho a una vida digna, para quienes en ese entonces provenían de Michoacán, Puebla, Guerrero entre otras entidades, y que estábamos en búsqueda de mejores garantías de vida para nuestras familias.

En este desierto de aparente desesperanza, un grupo de jóvenes jesuitas promovían con su Palabra y sus acciones solidarias, buenas nuevas a quienes sobrevivíamos ante la adversidad. Es así que estos entusiastas religiosos –entre ellos quienes hoy cumplen cincuenta años de pertenecer a la Compañía de Jesús- fueron sembrando aquí en estos Pedregales la esperanza, la fraternidad y el compromiso.

Hablo de un compromiso social desde la Iglesia, porque este grupo animoso de jesuitas nos acercó a un nuevo modelo de Iglesia: una Iglesia efectiva y realmente allegada con los más pobres, los más vulnerados, los marginados.

Es así que los jesuitas fueron un semillero de liderazgos laicales conformados por  gente entusiasta, que como en nuestro caso, nos sentíamos plenamente identificados con ellos.

¿Porqué nos sentíamos identificados en ellos? porque nos ayudaban a traducir nuestros dolores sociales en lucha, en demandas y propuestas sólidas. Estas enseñanzas sirvieron para ir transformando nuestro andar y así dignificar esta zona agreste y difícil.

El paso de los jesuitas en la historia contemporánea está -no solamente en los Pedregales sino en los lugares más pobres- en donde hay luchas sociales. Donde exista un gran dolor social tengamos la certeza que siempre habrá un jesuita cerca. Ahí codo con codo con la raza, luchando por hacer posible aquí y ahorita el Reino de Dios.

Quiero decir que por mi historia personal, me referiré en particular a Jesús Maldonado, mejor conocido entre compañeras y compañeros como nuestro querido querido “Chuche”.

Conocí a Jesús Maldonado García hace 40 años, cuando recién llegué a habitar a la colonia Ajusco y mi vida no tenía mucho que ver con la Iglesia, e incluso por mi propia extracción de izquierda no pretendía ni por equivocación ser ó estar cercana a la Iglesia.

Él junto con su hermano Carlos Maldonado, fueron poco a poco convenciéndonos con actos, siempre cercanos  a los dolores sociales que padecíamos aquí, y así fue como nos acercamos a la Iglesia católica, por el ejemplo práctico de esos jóvenes jesuitas.

Así descubrimos una Iglesia viva, en movimiento, pero sobre todo una Iglesia fresca, comprometida y encarnada.

No es menor señalar que la lucha por los derechos humanos en el México no se puede comprender sin la intervención de “Chuche” Maldonado, siempre con su visionaria y comprometida mirada. Siempre emprendiendo nuevas iniciativas, ya sea en Huayacocotla, en el Pro, en la Red “Todos los derechos para todas y todos”, en el Comité de Derechos Humanos Ajusco, en Tabasco, y actualmente en la Ibero Puebla.

Él fue de los primeros que empezó a sembrar esta semilla por la defensa y promoción de los derechos humanos, que en aquel tiempo ni de broma eran un tema de interés social, político, real y tangible.

Así es… “Chuche” Maldonado sembró esa semilla con su sonrisa, con su sarcasmo, y con trabajo serio y comprometido. Sus manos siempre dispuestas a estar cerca de las causas más dolorosas de este país.

Si bien desde su actuar con los indígenas, los obreros, en las  luchas urbanas y populares, y fundando diversas organizaciones con un desempeño real y palpable.

Gracias “Chuche” que ahora los derechos humanos son una de las piedras angulares en la agenda pública, que sirven también para medir los avances de los gobiernos y para ubicar si realmente existe una calidad de vida.

Gracias “Chuche” por ser amigo, hermano y compañero, codo a codo en la lucha. Sigue igual de visionario, soñando que la utopía aquí y ahora son posibles.

Gracias también a Bernardo y Juan, que en este medio centenario de su vida religiosa, su compromiso y su profesión de fe han sido tan fructíferas y tan cercanas siempre con nosotros.

Decir 50 es decir que realmente no hay cuenta, para el compromiso; que no hay cuenta para estar cercanos, para seguir caminando con el pueblo. Ya que así, sin cuenta les seguirá redituando con esperanza, solidaridad y amor su compromiso.

Muchas felicidades y muchas gracias por ser y estar en su actuar comprometido y por ayudarnos a construir juntos un nuevo modelo de Iglesia más viva, más comprometida más esperanzadora.

María de los Ángeles Fuentes Vera

Comité de Derechos Humanos Ajusco

Colonia Ajusco, Coyoacán.

Conferencias sobre historia de México con la Mtra. Edna María Orozco

25 junio 2010

El Comité de Derechos Humanos Ajusco organizó el 7 de mayo una conferencia sobre la Independencia de nuestro país; y posteriormente el 4 de junio otra conferencia sobre la Revolución mexicana.

El enfoque principal fue resaltar la participación del pueblo en las gestas históricas, los personajes anónimos que lucharon por los derechos de todos los mexicanos.

Ambas conferencias las impartió la historiadora, Mtra. Edna María Orozco -quien fue directora del Museo de la Revolución Mexicana y coordinadora del Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural del GDF-.

Estas conferencias fueron dirigidas a los animadores de las Comunidades Eclesiales de Base (CEB´s) en Asamblea General, en el salón de usos múltiples de la Iglesia de la Resurrección.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.215 seguidores